Rentabilidad de la publicidad en Internet

febrero 2nd, 2009

Hace unas semanas leí el descontento del administrador de Kriptopolis con Google AdSense, a raíz de la multitud de visitas de este sitio web acompañado de unos irrisorios ingresos con esta publicidad. Este hecho se debe al funcionamiento de Google AdSense que es un sistema de publicidad Pay Per Click o PPC, es decir de pago por clic, donde solo se recibe dinero por los clicks que los visitantes hagan en los anuncios sin importar cuantas impresiones tengan los mismos. En su opinión, como la de cualquier otro webmaster, la simple presencia de publicidad en un sitio web debería estar remunerada puesto que cada vez que la página es visitada el anuncio es mostrado al visitante de la web, independientemente de si éste hace click sobre él o no.

Los medios tradicionales, tales como prensa escrita, radio, televisión, cine, incluso las vallas publicitarias (donde el usuario no puede interactuar con la publicidad que se le muestra) el sistema utilizado es el de pagar una tasa fija mensual y aunque el precio se calcule en función de factores como competencia, rubro, tirada, audiencia, horario de emisión, etc. según corresponda, esto es lo que se considera como lo normal, el acuerdo justo tanto para la empresa publicitada como para el medio que muestra el anuncio.

Pero en Internet casi esta desfasado el contratar publicidad en un sitio por un periodo de tiempo, ya que las empresas que desean publicitarse en sitios web buscan mejores resultados con la mínima inversión lo que nos inicia en este viaje en el que veremos como todas las ventajas son para el publicitado.

El siguiente paso en la evolución de la publicidad en Internet es el pago por impresión, PPI (Pay Per Impression), o PPM ya que se establece el precio a pagar por cada mil impresiones del anuncio por regla general. En este sistema, el pago se hace cada vez que un anuncio se muestra a un visitante de un sitio web. Este sería el acuerdo más justo para ambas partes, es incluso más ventajoso que en los medios tradicionales aun si cabe puesto que es muy fácil medir la audiencia de un sitio web, o las impresiones de un anuncio, mientras que en los medios tradicionales es complicado conocer cual ha sido la llegada real del anuncio a los destinatarios y se acaba pagando por estimaciones que pueden llevar a un sobreprecio. Y aun más, ya que la mayoría de audiencia de los medios tradicionales aprovecha las pausas publicitarias para hacer zapping, estirar las piernas, ir al baño, a la cocina,… y con la prensa escrita tampoco mejora mucho al cosa puesto que un número puede tener más aceptación que otro por una determinada noticia, y muchos ejemplares pueden quedarse sin vender, además que los lectores pasan rápidamente las páginas de publicidad sin apenas fijar la vista en ellas, salvo prensa enfocada a un rubro concreto donde los anuncios si pueden resultar muy atractivos al público.

Este último ejemplo es el más ventajoso para todos: las empresas anunciadas son capaces de llegar a su audiencia objetivo y posiblemente interesada, el usuario recibe una información publicitaria acorde a sus gustos e intereses, y el medio puede cobrar mejor este tipo de publicidad y ofrecer mayores garantías de éxito que con publicidad de carácter general.

Pues a pesar de ser este caso similar al de las páginas web, donde se puede colocar anuncios acordes al contenido en cada una de ellas, estando enfocada la publicidad a un público objetivo potencialmente interesado en ella, su facilidad para contabilizar su impacto real, y ser un sistema en crecimiento y lleno de ventajas, no se siguen las pautas normales, resultando en la mayoría de ocasiones poco o nada rentable para los webmasters.

Con la llegada del pago por click la balanza se inclina hacia el lado de las empresas que se quieren publicitar, asegurándoles la máxima rentabilidad con una inversión mínima, puesto que un anuncio puede ser mostrado miles de veces, tener gran presencia, y hacerse un renombre, y simplemente debe pagar si alguien pincha sobre la publicidad, resultando así una opción atractiva e incitando a contratar dichos servicios, dejando en un segundo plano al medio, es decir a los webmaster y sus páginas web que ven como sus sitios se convierten en vallas publicitarias virtuales a cambio de unos míseros ingresos.

Y por si fuese poco, existen las empresas intermediarias, que ofrecen la gestión de la publicidad a las empresas y se encargan de contratar la publicación de ésta en los distintos sitios web. Estos intermediarios, como en cualquier industria, se quedan con un trozo del pastel, por lo que los ingresos finales de los webmasters se ven aun más reducidos.

En este punto es en el que el administrador de Kriptopolis se niega a seguir alimentando este sistema poco favorecedor y propone el negociar directamente con las empresas la publicidad que se mostrará en su sitio, eliminando a los intermediarios, aunque obviando un par de detalles importantes:

  • a las empresas que buscan publicitarse en Internet les resulta más sencillo, cómodo, y económico usar estos sistemas con sus intermediarios
  • para que una empresa se interese por publicitarse en un sitio web, este debe ser muy importante, conocida, y con un gran tráfico de visitantes, tanto más para tomarse las molestias de negociar con el webmaster

También obvia que no todos los webmasters pueden permitirse quitar la publicidad de sus webs ya que usan los pequeños ingresos obtenidos para mantener sus páginas online pagando el mantenimiento, dominio, y hosting, por lo que su decisión de volver la espalda contra estos sistemas sea con toda seguridad tomada como ejemplo por muy pocos webmasters.

Pero la situación aun podría ser bastante peor para los webmasters puesto que el mercado de la publicidad en Internet evoluciona hacia la publicidad de pago por objetivo logrado, también conocido como pago por acción, o más frecuentemente pago por venta ya que este suele ser el objetivo final de toda publicidad. Con este sistema toda la publicidad sería gratuita pagando solo cuando se consiga uno de los objetivos, por lo que toda la ventaja es para la empresa, quedando el medio completamente ninguneado y con ingresos prácticamente nulos a pesar de ofrecer el servicio y mostrar los anuncios.

Una respuesta para “Rentabilidad de la publicidad en Internet”

  1. mayorgeneralel 18 Jul 2009 a las 22:55

    Estoy totalmente de acuerdo con éste artículo, ya que la publicidad tradicional, que son los letreros, afiches, etc., paga mensualidades por el simple hecho de anunciarse. Es decir que si nos llevamos PPC, prácticamente las páginas web estarían regalando publicidad…

    Gracias.

Trackback URI | Comments RSS

Dejar un comentario