Archivos de noviembre de 2007

Cuando no tienes el .COM

19 de noviembre de 2007

El TLD (Top Level Domain o Dominio de Nivel Superior en español) o, dicho de manera más cotidiana, la extensión de dominios de Internet más conocida es sin lugar a dudas el .COM. Y los culpables de esto somos los usuarios. ¿Quien no tiende o ha tendido alguna vez a escribir el nombre del dominio en la barra de navegación de su navegador y colocarle el .COM, dando por hecho que esa es la extensión correcta de la página a la que quiere acceder? Incluso quienes no saben mucho acerca de Internet han oído eso del “punto com” y cuando comienzan a aprender un poco y adentrarse en la red de redes piensan que es el único tipo de dominios existente.

Por esta razón, el típico pensamiento al registrar un nuevo dominio para un proyecto es “Si no puedo registrar un nombre de dominio bajo .COM buscaré otro nombre”. De forma que no se pierda ningún visitante o éste acabe en otra página de la competencia. Incluso de esta manera lo comentan en com.es (de donde cojo el título para esta especie de réplica).

Pero no hay que tomarse las cosas a la ligera ya que esto no siempre es así. Todos los TLDs o extensiones existentes tienes su razón de ser, y su utilidad, a pesar de que esto no se respete demasiado… Veamos los fines con que fueron creados algunos dominios genéricos:

  • .BIZ, para negocios
  • .COM, para fines comerciales
  • .INFO, para información
  • .NET, para infraestructura de red
  • .ORG, para organizaciones

¿Pero si tenemos un buen nombre de dominio pensado que no este disponible como .COM? Pues podemos pensar otro nombre y comprobar si se encuentra libre en dicha extensión, o registrar el primero con una extensión diferente si lo consideramos suficientemente bueno para el proyecto que vayamos a desarrollar.

Por ejemplo, si tenemos un proyecto dirigido a un público local o nacional, es decir, habitantes de un determinado país, entonces una muy buena opción es utilizar el dominio geográfico de dicho país.

Si el proyecto es global entonces es preferible uno de los dominios genéricos anteriormente citados. Y nótese que digo preferible y no obligatorio, para muestra este blog: dirigido a todo aquel que desee leerlo y sin embargo su dominio es .COM.ES

En cuanto a la perdida de visitas hacia el dominio del mismo nombre pero bajo la extensión .COM es algo que depende de muchos factores (si ambos sitios web son de la misma temática, la calidad de ambos, etc.) Dado que si un visitante que llega al sitio equivocado no encuentra lo que busca se irá de allí y buscará el sitio correcto. Igualmente podemos ayudar a los visitantes a recordar la extensión de nuestro sitio haciendo hincapié en él, por ejemplo en el título, en el logotipo, en los banners,…

Para acabar comentar que dispongo de una web cuyo dominio es .NET y recibe entre 1500 y 2000 visitas únicas al día. Sin embargo el dominio .COM del mismo nombre, a pesar de tener más antigüedad y dedicarse a la misma temática, como está muy mal desarrollado y no presenta un sitio de calidad a los visitantes su cantidad de visitas oscila entre 8 y 33 visitas únicas diarias (dispone de un sistema de estadísticas públicas). Con lo cual, suponiendo que todas esas visitas buscaran mi página apenas llega a ser un 1.5% en el peor caso. Y siempre se puede reducir ayudando a los usuarios a recordar la extensión de las formas comentadas anteriormente.

Por lo tanto, todos preferimos un dominio .COM, pero si el nombre esta cogido y tenemos la opción de registrar un nombre de dominio bajo una extensión diferente que siga siendo afín con el proyecto que tenemos en mente, ¿por qué no usarlo?

Templatesbrowser.com